EL NACIO DOS AÑOS ANTES QUE EL HOTEL WATERGATE FUERA FAMOSO





Por Andrés Romero Baltodano


Las balas en el cine se veÍan falsas.
Las balas hacÍan ver a miles de hombres heróicos alejando al especatdor del cruel horror que se desprende de la carne chamuscada, de la sangre que sale como un ladrón abominable de la cara de un amigo, de los bombarderos que pasan rasantes con su carga de muerte y dolor.
La guerra siempre será un exabrupto humano.
En el siglo XX hemos sufrido desde guerras denominadas "mundiales", hasta guerras fratricidas y guerras sucias en muchos de los paises de nuestro planeta.
Una de estas guerras fue la guerra de Vietnam que sacudío este país oriental y derramó muertos sin ninguna compasión.
Este execrable conflicto duro desde 1958 hasta 1975.
En el 2008 les dío por hacer allí "Miss Universo" ( aquí no ha pasado nada).
Vietnam ha dado para miles de poemas, de canciones, de protestas de heridas.
Dentro del cine hecho alrededor de este fenómeno bélico esta "Coming Home" (Regreso a casa)
1978 dura balada del horror de la guerra dirigida por Hal Ashby.
Ocho años antes, en 1970 Deep Purple y Badfinger se batían a guitarra eléctrica sin un saldo que lamentar, su música llenaba los corazones herederos de Led Zeppelin o Cream.
Dos años más tarde en el hotel Watergate se descubriría una infamia de tales proporciones que Richard Milhous Nixon tuvo que dimitir.



En 1970 nació Joe Sorren que crecería en Arizona.
Estudió en Northen Arizona University y de pintor metamorfoseo en Ilustrador.
Sus líneas son sombrias y exajeradas, construye universos donde cada persona se pierde entre el color y ciudades pequeñas que en el fondo celebran el cumpleaños de un conejo.
Hombres ateridos que están en posición fetal.
Hombres que se emocionan cuando ven a Janis Joplin subida en un bus cantando.
Atmósferas.
Ilusiones ópticas.
Niñas con vestiditos en escaleras que cuando se enojan se vuelven de caracol.
Sorren admite dibujar para ojos humedos.
Sus trazos son fantasticos.
Entren a su página.
Viajen como gnomos de la felicidad o de la verguenza.
Sorren. Otra manera de mirar la luna.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta como escribes,como introduces a un pintor tan sensible y humano a travez de un suceso politico.


angela salguero

andres dijo...

gracias angelita
lo mejor es dejarse llevar por los pinceles....
gracias por pasar....