-Ahora está oscuro... dicen mientras funde a negro



Un análisis de los personajes de la película:

Terciopelo Azul



Por

Juliana Ramírez Plazas

Redactora de La Moviola






“Y todavía puedo ver el terciopelo azul,

a través de mis lágrimas”


Construcción de personajes creíbles, diálogos que aumentan la tensión y son un aperitivo para las próximas acciones, eventos y situaciones que convergen para saturar la imagen de poesía, el concepto adaptado para que los actores logren la representación y encarnación de personajes de papel, que visten de tinta y están vivos en la mente del autor, es suficiente con la relación guía de eventos entre las palabras escritas en una secuencia y la motivación de seres que viajan entre las páginas para ser leídos por artistas de ensueño que encuentran una relación constante entre lo que leen y lo que imaginan, es así como los actores dueños de la percepción individual le dan vida a personajes que tenían rostros disfrazados, emociones únicas que prevalecían en la sombra imaginativa de escritores con ideas, el actor o la actriz emergen de una selección, sitúan el mejor rasgo emotivo y continúan con el desarrollo sensorial a partir de unos datos minuciosos del director o el realizador.


Blue Velvet o Terciopelo Azul, es una canción encantadora triste y melancólica, representada en una obra cinematográfica con el mismo nombre, la letra es manejada como el móvil de la historia cuyas situaciones y acciones, es decir, el verbo, confronta una red de sucesos que el protagonista va dando a conocer por medio de las siniestras relaciones que confluyen a medida que la cortina roja devela lo que hay detrás, el viento ya no la mueve: “Ahora está oscuro” la vitalidad de los personajes convierte un solo sentimiento en la inmensidad misma de la condición humana.


La obra tiende un poco a la narrativa de Hitchcock el escenario nublado, recorre un sin fin de pistas ocultas esperando ser descubiertas por Jeffrey nuestro inocente y curioso protagonista, en ésta historia el azul y el rojo llevan de la mano la verdad que sólo podrían delatar a un asesino disfrazado.


Para el análisis adecuado de éste grupo de personajes primero cabe mencionar su relación en la red de humanos normales y creíbles que la sociedad se inventa para que exista un equilibrio en el micro - mundo de Blue Velvet de David Lynch.


En ésta obra se maneja el contexto geográfico de un pequeño pueblo llamado Lumberton un lugar en el que se sonríe cada mañana y las rosas crecen detrás de la cerca y los buenos vecinos no se meten en líos con los demás, una oreja no es lo bastante increíble, pero si lo que gira entorno a ella o mejor aún el filo que la atravesó, las emociones tergiversadas por seres que han atropellado su inocencia a la vida, al lado oscuro de su rostro. No existen los grises, no existe lo bueno y lo malo, todos somos malos y buenos al mismo tiempo, no hay negro ni blanco es imposible que exista tal verdad, somos los grises negados al comienzo de ésta frase.


La red de relaciones parte de la presentación del personaje central a partir de un suceso que lo lleva al lugar dónde se verá envuelto por su curiosidad:

Tom Beaumonto es el padre de Jeffrey Beaumonto quién llega a visitarlo por su enfermedad, lo cuidan dos mujeres: su madre y la tía Bárbara, después de su paso por el campo encuentra la oreja de alguien infestada de hormigas como en Un perro andaluz, tal vez, Van Gogh la ande buscando, Jeffrey como buen ciudadano se la lleva al detective Williams quien empieza la investigación, Jeffrey establece una estrecha relación con Sandy la hija del detective quién le da información sobre el caso de la oreja sin dueño y allí empieza la aventura de detectives o morbosos: la sospechosa es una cantante de nombre: Dorothy Vallens que termina siendo la esposa de un tal Donald quien es el dueño de la oreja, con el que tiene un hijo a quién llama Donnie, quien la hace sonreír, ambos Donnies han sido secuestrados por el SEÑOR o más bien por Frank Booth el policía enfermo de la ciudad, él le ha cortado la oreja a Donald como advertencia para que Dorothy haga “cosas” para él, Frank siempre es acompañado por un pedazo de terciopelo que huele mientras se droga con una pipa de oxígeno, sus secuaces son: Ben un homosexual quien tiene acompañantes gordas y en su casa tiene encerrado a los Donnies tras una puerta que no tiene interior para el espectador, el hombre de amarillo otro policía se llama Gordon es el que hace el trabajo sucio, también están Raymond que siempre ríe y lo acompaña Paul que al decir su nombre siempre aplaude. Jeffrey termina en la cama de Dorothy, ella lo llama amigo especial o amor secreto, Frank se relaciona por venganza con Jeffrey a quien denomina el buen vecino. Todas la intrigas humanas que van sucediendo desembocan en la única luz que podría haber mientras todo se desmorona, las relaciones entre los personajes van cambiando a medida que se descubre quien es el hombre al que Jeffrey denominó: hombre elegante de maletín de cocodrilo.


Después de mencionar la relación superficial de los personajes, ahondaremos en cada personaje, dando un atisbo de relacionar al personaje con la actuación del actor:



Tom Beaumonto:

El señor Tom Beaumonto, en la mañana sufre un infarto por lo cual su hijo es llamado, Jeffrey llega al hospital y la relación de padre e hijo es concebida por el lazo del silencio. Beaumonto padre es dueño de una ferretería, y están a cargo sus dos empleados Ed el ciego y doble Ed que sigue al primer Ed mientras trabajan. La importancia de Tom en la historia es que da pie a la presentación del protagonista y le da una finalidad de esperanza a la historia al recuperarse en los últimos minutos que le restan al guión en el final del tercer acto.


Jeffrey Beaumonto:

Es un joven de dulce sonrisa y ojos inocentes, sus manos aman el misterio y su alma desea esperanza a pesar de las adversidades. Un hombre que por la curiosidad de encontrar al dueño de la oreja que halló en el camino de regreso a su casa, se ve sometido a tres etapas que desarrollan la transformación del personaje a medida que la historia avanza: En primera instancia Jeffrey es un joven con ansias de volar, de dejar que su imaginación lo lleve pro caminos misteriosos y desconocidos, es una curiosidad normal, inventar el mundo detectivesco es algo que en principio puede ser un juego que a la larga toma riendas de su propia vida. A medida que entra al lado oscuro de su humanidad, tiene la primera confrontación con la maldad desdibujada en una mujer dañada por los hombres (Dorothy) la cual es contrastada por la dulzura de otra mujer que aún no sabe que desea (Sandy), se cuestiona: ¿Por qué existen hombres como Frank?, ¿por qué hay tanta maldad en el mundo? más adelante se verá obligado a representar al antihéroe, será el bueno que sigue los pasos del malo, esto ocurre cuando golpea a Dorothy porque ella se lo pide, las transformación real de Jeffrey ahonda en ése detalle, ya no es curiosidad, la vida de una mujer desprotegida corre peligro y los que rodean aquélla situación son un peligro de primera. Jeffrey se caracteriza por tomar decisiones acertadas, por lo menos en reaccionar ante la razón y cuestionarla, las consecuencias son parte fundamental pero los límites se pueden aplazar. Jeffrey se enamora de la dulzura de Sandy, pero quiere salvar a Dorothy, un dilema que toma de las riendas y lo lleva hasta los últimos suspiros.


Jeffrey establece una relación carnal con Dorothy en la que ambos mienten de su identidad emotiva real, ella lo necesita porque le recuerda la presencia de Donald y él al querer protegerla se la lleva a la cama para obtener información y enciende un llama de encuentros que develan los sentimientos y sensaciones que penden de un hilo.


La relación de Jeffrey con Sandy es bonita, de cierta forma es la pareja que complemente un encuadre afectuosos en la cámara, en cuanto a la relación dialogada que establecen desde el inicio, Sandy se convierte en una especie de informante que luego de ayudar pasa a ser la escucha y Jeffrey el narrador de los eventos que pueden contarse como por escenas o acciones.


Se puede sentir una transformación del actor frente a los obstáculos que aparecen en su camino, los resortes dramáticos ahondan en la capacidad que tiene el actor para someterse en un lío travieso con sus propios pensamientos y las acciones que no debería realizar.


Sandy Williams:

Es la hija del detective, la cara de la ley que busca la “verdad”. Es una joven sencilla, maneja un lenguaje directo, no hay rodeos con ella, tiende a adorar el peligro pero sólo en palabras, le teme a las acciones o los actos. Sandy está enamorada de Mike un jugador de fútbol americano, sin embargo, Jeffrey le roba el corazón, es así como Sandy termina siendo el amor de Jeffrey, en una relación inquietante y prudente, son detalles inocentes en cuanto a la construcción de los personajes, es inevitable que se gusten, pero es importante que exista una distinción de papeles entre ellos, ella simplemente es el motivo por el cual la curiosidad de Jeffrey termina en volverse real; por otro lado es la que cautiva la escena con un bello sueño que relata Sandy:


“Estábamos en nuestro mundo, era oscuro porque no habían petirrojos, que eran el amor. Por mucho tiempo fue oscuro, de pronto fueron liberados miles de petirrojos y bajaron volando y trajeron ésta luz enceguecedora del amor y parecía que el amor sería lo único que haría una diferencia... y la hizo”


Con ésta narración se parte la idea general de la historia, es una confesión de amor hacia Jeffrey y hacia la moira que persigue cada personajes, sin embargo, bien se sabe que los petirrojos tardan en llegar y más aún si hay orejas de por medio.


Sandy es un peculiar joven que con dulces frases desmiembra una gran cantidad de información, puede dudar todo el tiempo pero mantiene la preocupación y el afán por un desenlace positivo. La actuación permanente es ligarse a una sola sensación para contrastar con su compañero de escena, así es como parece una dama en peligro pero no necesita se rescatada sino que cumple el papel de ancla para que el protagonista no pierda la orientación que tenía al iniciar las investigaciones clandestinas.


Dorothy Vallens:

Conocida en la obra como “Blue lady” o “la dama triste”, es un trabajo en pleno el personaje que interpreta y representa Isabella Rossellini, puesto que el perfil se enfrasca en la introspección, la memoria emotiva y la mirada pérdida en las sensaciones internas de recuerdos fallidos, es un trabajo de respirar, cerrar los ojos y comenzar de nuevo porque la carga emocional está marcada en el llanto de una madre, las piernas de una mujer rota, el desdén de un alma corrompida por malos hombres, los golpes físicos que ya no duelen, soltar su cuerpo para conmover su propia carne es un trabajo emotivo fuerte, las acciones repetidas van de la mano de cambios en cuanto al clímax de las emociones esto hace que la mente de Dorothy colapse, se deconstruya y convierta un simple la lazo de amistad en un épico romance sin historia.


Las relaciones fantasmales a las que recurre la actriz acompañan la pérdida de lucidez de Dorothy, la enmarcan sin límites a continuar fortaleciendo su poder de concentración frente a esos recuerdos de los hombres que ha perdido (esposo e hijo) y por medio de palabras ajustadas a su caótica realidad de víctima también lleva al personaje de Jeffrey al viaje del lado oscuro humano que todos mienten tener.


Frank Booth:

Hombre, bestia, animal un simple ser humano que evitó la realidad, se esfumo, perdido entre los versos de Blue Velvet, se encarnizó en lo peor de la vida misma, sonríe hacia la perversión de lo más podrido que puede tener un cuerpo humano, la fiera sin control, sin corazón, o tal vez un corazón roto. La obsesión del personaje con la canción y la mujer extraña es una característica fundamental en el personaje, el cara dura que no quiere ser visto aunque es el centro de atención de otros seres humanos.


El miedo encarnado por un gran actor, Dennis Hopper, sabe lo que hace, para la construcción del personaje se podría decir que estableció una relación con el espejo interno, observó y reflexionó frente a lo peor que podría sacar de sí mismo y mantenerlo en recuerdos tristes y traumáticos de su infancia ya que el personaje se remite sexualmente a su ”madre”, por otro lado a un amor perdido aunque podría ser una mujer que loo traicionó, la esencia carnal desde que un ser humano nace está ligada es la matriz, a la madre. La memoria emotiva constante es un desgaste físico y psicológico, es un contraste con el personaje de Dorothy, una bestia sin riendas. Éste personaje contiene en sí mismo un contraste grotesco y bien construido tanto desde el guión como de la interpretación del personaje, el hombre corrompido por los años y por la vida que hace lo que le venga en gana mientras ríe y el hombre en el mismo cuerpo de Frank que se entristece por lo que le sucedió, por ello se aferra a la canción y de ahí que es lo único que en valor sentimental cuenta para el personaje.


Señora Beaumonto y la tía Bárbara:

En la película todos los personajes tienen una razón de ser, éstas dos mujeres aparecen dos veces, reunidas en la misma locación o espacio: el hogar, juntas siempre están, son las que cuidan la moral, la conciencia de Jeffrey, son personajes claves que destacan lo mejor de madre y tía, sobre todo Bárbara que tiene líneas precisas, puntuales que tiene que ver con lo que sucede en el mundo problemático en el que su sobrino se ha metido de cabeza.


Los secuaces de Frank Booth:

Son personajes secundarios que celebran el micro mundo hostil que guarda un peculiar pueblo en el que todos sonríen y nada pasa aparentemente. Ben es un homosexual interpretado por Dean Stockwell, el efecto capturado en su actuación es dominado por el sarcasmo, la manera como camina , mueve los ojos y los brazos, la dicción lenta de las palabras hace contraste con Fran que es más temido. También están Paul, Raymond y Gordon, lo acompañan y hacen el trabajo sucio, no porque Frank no se ensucie la manos, simplemente la pandilla está en casa y el centro de atención es Booth.

Es un mundo extraño, nada puede ser coherente a simple vista, ahora todo está oscuro, dicen los personajes mientras funde a negro, una oreja, de los sueños o de la realidad, con dueño o sin dueño, mundos subcutáneos encierran la humanidad, los dos lados con miles de rostros con máscaras, existe el mal y el bien y la línea que los separa es estrecha, ahora está oscuro así estemos en la habitación con una ventana hacia el jardín donde los petirrojos cantan y podemos sonreír.

2 comentarios:

KINOMACONDO dijo...

SI ES BUENO RETOMAR LOS CLÁSICOS ES INMENSAMENTE GRATO ESCUDRIÑAR EN EL LABERINTO LYNCH, Y DEJAR QUE LA POESIA DE LA AUSENCIA BORDADA CUIDADOSAMENTE EN LA CADENCIA CINEMATOGRAFICA, ENVENENEN EL INCONSCIENTE CINEFILO.

Anónimo dijo...

somos fanaticos del gran Lynch y Juliana hizo un hermoso y contagiante trabajo!!!!!
gracias por el comentariio
CCLM