MARCIO RAMOS: EL SIT DOWN COMEDY


Por
Isa Molina
Corresponsal La Moviola
Brasil






Márcio Ramos, director, guionista, productor y actor de teatro brasilero, que a sus escasos 25 años de edad, ya cuenta con 13 años de experiencia. Nacido en la ciudad de Caxias do sul, en Rio grande do sul, (la región gáucha de Brasil). Llega al teatro inicialmente como actor, después pasó a dar clases a una diversidad de grupos teatrales de diferentes edades, y como fruto de su experiencia llega a desempeñarse como director. Hoy en día se posiciona como uno de los directores de teatro mas reconocidos de la ciudad.

Actualmente dirige y coordina el grupo de actores profesionales, Cia2 , que fue seleccionado entre varios grupos teatrales de la ciudad, para la temporada Caxiense de teatro 2010. Cia2 planea estar presente en la edición 13 del festival iberoamericano de teatro de Bogotá en el año 2012.

Isa Molina: Márcio, como fué su incursión en el teatro, cuales fueron sus motivaciones y que dificultades tuvo en el camino?


Márcio Ramos: Comencé estudiando teatro por vários motivos. El primero fue, por el hecho de adorar el arte de la actuación/interpretación. Mis primeras referencias en Brasil fueron las novelas, para mi era muy mágico el hecho de ver historias aparentemente reales, solo que eran una ficción. Y acompañando ese encantamiento por la actuación, vino también una necesidad de expresarme mejor, ya que yo era un niño muy tímido. Entonces muy joven me inscribí en un curso de interpretación teatral que terminó siendo un vicio delicioso que se iba descubriendo a los pocos.
Me siento una persona de suerte, por haber encontrado en mi camino personas maravillosas que solo me apoyaron, personas que estaban ahí para trabajar de verdad, eso hizo crecer en mi, una necesidad de superación constante. La mayor dificultad fue conseguir transformar el arte en forma de sustento, ya que en la ciudad de Caxias do sul, la cultura y el arte son un poco distantes de La población en general. A veces siento que hago teatro para mi, para sobrevivir dentro de mis propias angustias, pues el público me parece distante frente a las obras escénicas producidas aquí.


I: Actualmente usted está seguro, de las artes como estilo de vida?


M.R: Hoy, por tener una estabilidad financiera trabajando solo con teatro, me siento seguro con este estilo de vida. Pero en el pasado pensé seriamente en desistir del todo e irme a trabajar detrás de alguna vitrina. Vivo con mi familia (mamá, tres hermanos y una sobrina), entonces es una cuestión de sobrevivencia, y al ver a mi madre y a mis hermanos dependiendo de trabajos que no satisfacían en nada sus ambiciones de vida, me daba vergüenza ser tan insistente en una cosa que no me daba retorno, apenas por la pasión que sentía por el teatro.
Hoy me siento más seguro con este estilo de vida, por que trabajo para la alcaldía de la ciudad dando clases de teatro para escuelas municipales, también doy clases en escuelas de teatro particulares. La verdad no es en si el teatro el que me sustenta, mal que bien son las clases (cosa que es totalmente diferente, ya que educar en el teatro es algo extremadamente delicado y trabajoso). Solo sé que ésta es apenas una fase más, yo todavía sueño muy alto.


I: Siempre recibió apoyo familiar?


M.R: Mi mamá siempre fue mi principal motivadora, de hecho, por ella fue que supe del primer curso de teatro que hice. Ella entiende esa necesidad que tengo de expresión, de transformar e instigar la forma de pensar de las personas. Sin embargo mi apoyo familiar termina ahí, el resto de la familia a veces me trata como si yo fuese infantil, por creer y tener un sueño. El hecho de dar clases de teatro a transformado un poco la visión de ellos, pues han visto que soy calificado en lo que hago, pero son poquísimas las personas de mi familia que alguna vez fueron al teatro a ver alguna obra que hice y me molesta muchísimo cuando me entero que ellos si van a ver otras obras de teatro, que elogian y más, pero mis trabajos parecen ser insignificantes para ellos.


I: En que otras manifestaciones artísticas usted ya participo en su trayectoria, y cuales todavía hacen parte de su vida.


M.R: Ya trabajé mucho con danza, especialmente contemporánea. Descubrí La danza ya que vários colegas iniciaron en ese campo antes de incursionar en el teatro. Pienso que es una necesidad extrema artística para el "performer/intérprete creador", ya sea danza, teatro, música, tener varias cualidades. Y la danza pasa un dominio corporal increíble, cosa que utilizo mucho en el teatro.
La verdad las artes se misturan mucho hoy en día, por eso es casi una manera orgánica para mi, esa búsqueda por otras formas de conocimiento. Hoy solo estoy trabajando directamente con el teatro, por falta de tiempo y horarios apretados, me enfoque fuertemente este año en el teatro como director y guionista. Aunque también escribo guiones para cine, pero como el texto viene de un lugar muy ligado a mi “yo actor”, no consigo desasociar el escritor del actor.


I: Es muy difícil vivir del arte en Brasil?


M.R: Es extremadamente difícil vivir solo de arte en Brasil. Cualquier persona que trabaje con arte y cultura, necesita otro ingreso financiero. Sin embargo yo me siento un suertudo por poder realizar varias actividades relacionadas directamente con el teatro y se que en mi ciudad soy de los únicos a trabajar exclusivamente con eso. Aquí en Brasil, si no tenemos fama, es casi imposible vivir solo de eso.


I: Que tan respetada es su profesión?


M.R: Mi profesión ganó un glamour gracias a la grande tradición existente en Brasil a producir telenovelas (que son superproducciones). A pesar de eso el teatro solo sobrevive con financiamientos que vienen ligados al centro del país (São Paulo, Rio de Janeiro), y en la mayoría de las regiones se sobrevive con miserias ofrecidas por las alcaldías municipales. Pero creo que el apoyo en mi ciudad es relativamente nuevo, ya que hace apenas diez años tenemos una secretaría de la cultura; entonces la cultura como forma de trabajo, es relativamente nueva aquí. A veces siento que recibo mas respeto cuando digo que soy profesor, a cuando digo que soy actor y director de teatro.

I: Que tan competida es su profesión?


M.R: La mente de las personas ahora está comenzando a abrirse frente a la posibilidad de trabajar con arte y cultura, entonces realmente es una cuestión de quien hace mejor, para destacarse y sobrevivir en el medio. Eso es excelente pues no me permite espacio para error. Sin embargo tengo el hecho de que el teatro es una arte efímera, que está en constante transformación y tengo que mantenerme informado de dichas transformaciones, permitir que esas transformaciones me cambien, me afecten, y con todo eso garantizar un trabajo de excelente producción. Es más una competición conmigo mismo, que con los otros.

I: Su última obra de teatro se llama “Paranoia” y fue un rotundo éxito de boletería. De que se trata esta obra?


M.R: Esta obra habla de varias angustias contemporáneas que vive el hombre. La principal característica de esta pieza es la soledad, guardamos tantas cosas, tantas sensaciones, tantos sentimientos dentro de nosotros mismos, que llegada la hora, de repente, explotamos. Así van surgiendo varias paranoias, que van desde cosas extremadamente personales (situaciones reales de mi vida o que hacen parte de mi día a día), hasta cosas absurdas asociadas a los devaneos del hombre y sus caprichos.
Son ocho actores en escena, encarnando ocho personajes, en ocho situaciones diferentes. Muchas veces cojo lo peor del ser humano y muestro las variaciones de esos lados que todos los seres humanos tenemos.

I: En el slogan de la publicidad de Paranoia se habla de que es “Sit down comedy”. De donde surgió ese concepto?


M.R: “Sit down comedy” es una broma, con ese grande conocido "stand up comedy". La idea es justamente hacer lo opuesto, por lo tanto el actor no está solo (los ocho actores están siempre en escena). Los personajes no están de pie, están sentados (está visto que hoy en día el hombre pasa la mayor parte de su tiempo sentado) y lo que antes era comedia puede transformarse en cualquier otro lenguaje teatral, pasando de la comedia, para el drama, de lo real para lo absurdo, de lo minimalista para lo explícito. Eso sucede por que cuando nos sentamos, la energía de nuestro cuerpo muda completamente y cuando sentamos la comedia, ella también muda. A veces de una presentación a otra, una escena que era graciosísima para un tipo de público, pasa a ser triste para otro tipo de público.

I: De donde saca la inspiración para sus guiones de teatro y cine?


M.R: Cualquier cosa sirve de inspiración para mí. Desde mi vida, a la vida de las personas con quienes convivo, acontecimientos reales, ficticios. Me gusta mucho utilizar técnicas de improvisación de actor (donde, por algunos minutos me convierto en otra persona que piensa y reacciona diferente) para escribir. Ver lo que esas personas (que viven dentro de mí) tienen para decir y juego con eso. También me inspiro en cosas que deseo ver en escena y que nunca antes fue hecho, entonces coloco mis inquietudes a favor de mi arte. Y a veces las historias aparecen inmediatamente en mi cabeza, otras demoran meses para desarrollarse, todo depende.

1 comentario:

Candice dijo...

YO SOY UNA AMIGA Y FAN DI MARCIO. E DESEO SIEMPRE EXITOS EN SU CARRERRA. E ME ENCATARIA TRABAJAR CON EL EN OUTRA OBRA. CON CARIÑO CANDY